Edad Media: características del campesinado


Que la sociedades están divididas en niveles es algo que ya sabemos. Las clases sociales siempre han estado ahí. En la Edad Media, no obstante, las clases se llamaban estamentos.

(Haz clic aquí para saber más sobre los estamentos en la Edad Media)

En estos estamentos, eso sí, no se entraba porque se tuviera más o menos dinero. Se pertenecía a un estamento según tu nacimiento. Esto es: si nacías en una familia noble, eras noble; si nacías en una familia del campesinado, eras un campesino. Y esto era para siempre. Nada, nunca, jamás, podría cambiarlo.

Así, la sociedad estaba dividida según privilegios. Si imaginamos los estamentos como una pirámide, mientras más alto se estuviera, más privilegios se tenían. El sistema jurídico, la religión y el feudalismo ayudaban en gran manera a mantener este sistema basado en la desigualdad.

Hoy hablamos del campesinado.

Etimología


La etimología de campesino no tiene mucha historia, ya que viene de “campo” y el sufijo –ino. No obstante, conviene saber que este estamento recibió otros muchos nombres dependiendo del reino y el país. Por ejemplo:

Podía llamarse también “estado llano” o “Tercer Estado”, nombre como se le conocerá sobre todo en el Antiguo Régimen. Igualmente puede denominarse como pueblo llano o “plebe”, por similitud a la distinción romana entre “patricios” y “plebeyos”.

Vida campesina


Tal y como mandaba la disposición social y el vasallaje –puedes leer más aquí sobre el vasallaje-, el campesino y su trabajo solían encomendarse a un señor medieval. Por ello, ni él mismo, ni su tierra ni el fruto de su trabajo le pertenecían.

La vida era durísima y la gran mayoría de la población, que eran campesinos, vivían en lo que actualmente se entiende como pobreza extrema. No tenían educación, no sabían leer y escribir, sobrevivían con la mínima ropa y la mínima comida, no tenían apenas herramientas para trabajar y todo debían hacerlo con las manos.

La mayoría del tiempo lo pasaban produciendo alimentos que apenas daban para pasar el día –algunas hierbas, cereal y carne de caza- y estaban prácticamente esclavizados, ya que debían entregar parte de lo que producían al señor feudal.

Privilegios


En resumen, el campesino en la Edad Media no tenía ABSOLUTAMENTE NINGUNO.

De hecho, lo que caracteriza a este sector social es precisamente la falta de ellos. Tanto es así que, repetimos, vivían en condiciones de esclavitud. Debían pagar no solo por trabajar la tierra, sino también por usar el horno o el molino.

El pago era parte de la comida y la ropa que producían y todo iba a parar al señor feudal. Igualmente, era el único grupo social obligado a pagar impuestos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario