Segunda declinación latina: Introducción

Como después de la primera viene la segunda -no falla-, en la entrada de hoy seguiremos aprendiendo un poquito más sobre el sistema de declinación del latín. En concreto, el de la segunda declinación.

¿Qué distingue a esa declinación de las demás? Dejando las terminaciones para la siguiente entrada, tenemos que destacar que esta declinación también se llama declinación "temática". El motivo es que entre la raíz de la palabra y las desinencias, se usan las llamadas "vocales temáticas" como enganche. ¿Y cuáles son estas vocales? La "e" y la "o".

La "o" le da el colorido especial, que se cierra en -u y se funde con las desinencias propiamente dichas, creando las terminaciones y los finales tan característicos en -us y en -um por las que normalmente se conoce el latín.

Ahora bien, ¿qué clases de sustantivos nos encontramos en esta declinación? Generalmente nos vamos a ver las caras con sustantivos masculinos, que conforman la amplia mayoría.

Sin embargo, en un grupo más reducido, podemos encontrarnos con nombres de género femenino cuyo género reconoceremos enseguida porque designan nombres de árboles. Por ejemplo, Pinus, -i (Pino) y Ulmus, -i (Olmo). La razón es que el sustantivo Arbor, -is (Árbol) de la tercera declinación es femenino, por lo que estos sustantivos de la segunda asimilarían su género.

Pertenecen a este grupo de palabras algunos nombres de ciudades tomados directamente del griego y porque en esta lengua eran femeninas. Por ejemplo: Corinthus, -i y Cyprus, -i.

Y un grupo inclasificable pero de uso muy frecuente que incluye palabras como humus, -i, domus, -i y alvus, -i.

Por último, también nos vamos a encontrar con un número considerable de sustantivos que tienen el género neutro, que se reconocen por formar su nominativo en -um.

Pero aún nos queda otra pregunta que hacernos: ¿cuántos paradigmas tiene esta declinación? Es decir, ¿cuántas variantes? Pues tiene cuatro, por lo que habremos de prestar especial atención a las terminaciones del nominativo:

  • Sustantivos con nominativo en -us
  • Sustantivos con nominativo en -um
  • Sustantivos con nominativo en -er
  • Sustativos con nominativo en -ir

Con paciencia y mucha práctica, le cogeréis el truco. Espero que os sirva este esquemita y recordad: ¡podéis con todo!


¿Alguna pregunta?
Fuentes:

    2 comentarios:

    1. Gracias por estas entradas. A los que estamos desoxidando nuestro latín nos vienen genial.
      Un saludo.

      ResponderEliminar
    2. Un placer, Ana. Y si puedo serte de más ayuda, cuenta conmigo.
      ¡Un saludo y muchas gracias por tu comentario!

      ResponderEliminar