Bellum Poenicum, la primera epopeya nacional romana

Ser un patriota solo te puede llevar a hacer cosas de patriota. Te puede llevar a estar dispuesto a morir por defender a tu nación en una guerra; te puede llevar a meterte en política y correr el riesgo de sufrir una muerte lenta y dolorosa -como le gustaba a los romanos- pero salvarte y acabar desterrado; e incluso te puede llegar a reinventar un género literario.

¿Cómo? En un estilo como la épica, en el que solo se "permitían" narraciones de dioses y héroes, él tuvo el coraje de dar una vuelta de tuerca a la tradición épica anterior e introducir un tema contemporáneo, como fue la Guerra contra Cartago.

Por todo esto pasó Nevio antes de descansar de una vida, en parte, dedicada a Roma, pero aquí solo venimos a hablar de la última parte. Hoy hablamos de su obra Bellum Poenicum y de cómo se convirtió en la primera epopeya nacional de tema romano y para romanos.

¿De qué va el poema?

Aníbal mirando a Roma y pensando
"Tó esto antes era campo."

En un momento de bastantes dificultades para Roma, en el que el militar cartaginés Aníbal apretaba las tuercas a un ejército romano que reculaba, fue cuando aparece este poema, en el que el poeta nos cuenta la historia de la Primera Guerra Púnica (264 - 241 a.C.).

Esta fue la Primera de las Tres guerras que enfrentaron a romanos y cartagineses por el control del Mediterráneo y fue la única que Nevio vivió personalmente. Precisamente por esto, fue elegido para contarla.

Sin embargo, no solo el transcurso de la guerra se cuenta en el tronco del poema, sino que se entrelaza con el mito de la fundación de Roma. Así, se narra la huida de Eneas de Troya, la ayuda que prestó a su padre Anquises e incluso los amores de Eneas y Dido, que sirven para explicar con un mito la enemistad milenaria entre Roma y Cartago y que Virgilio tomará prestados en su Eneida.

¿Cuál es la intención del poema?


La intención está clara por el momento de su publicación y por el autor. En primer lugar, como ya se ha dicho, llega en un momento bastante complicado para Roma, ya que la Segunda Guerra Púnica no marchaba exactamente bien gracias a la destreza de Aníbal como general. En segundo lugar, estaba escrita por un ex-soldado que había participado en la Primera.

Por tanto, no se perseguía una reconstrucción exacta del pasado, sino que con el poema se pretendía inflamar los ánimos de la nación y, en concreto, el ardor del ejército recordando las victorias de la Primera Guerra Púnica y los orígenes legendarios y míticos de la nación, que había nacido gracias al concurso de los dioses.

¿Cómo está escrito el poema?


Parece ser que el poema estaba escrito originariamente en forma de carmen continuum, es decir, que no estaba dividido en libros, ni en capítulos ni en nada que se le pareciera, sino que se leía de corrido. No es hasta el siglo II a.C. cuando Gaio Octavio Lampadio lo divide en 7 libros.

Además, aunque el poema debía de tener una extensión bastante considerable -si tenemos en cuenta que debía narrar la guerra más la fundación de Roma-, lo único que nos queda de esta obra base de la literatura latina son 70 versos escritos en saturnios, muchos de ellos incompletos.

Esquema de los versos saturnios, típico romano.

Los versos de Ennio parecen reflejar un lenguaje cuya ornamentación y artificiosidad eran más bien escasas y dan a entender que Nevio perseguía un lenguaje claro, directo y efectivo. Sin embargo, merece destacar que este esta manera de escribir convive con la que aparece en los fragmentos legendarios y mitológicos, no puede evitar un deje poético considerable.

De hecho, esto lo permite que él mismo participara en la guerra y que sus impresiones y recuerdos de soldado sean las que den al conjunto esa dosis de realidad y contemporáneidad que el poema tiene y necesitaba por su intención.


Fuentes:

No hay comentarios:

Publicar un comentario