Anécdotas Romanas (V): Dictador para la Instauración de la República


El "actor principal" de la entrada de hoy es Lucio Cornelio Sila y fue un tipo que, en la historia de Roma, marcó un antes y un después porque fue el protagonista de muchas historietas. Por ejemplo, fue el general que salió vencedor de la Primera Guerra Civil, fue quien volvió a poner de moda la Dictadura y, además, fue el tipo que ideó las proscriptiones.


¿Cómo llegó a ser dictador?

Bueno, creo que la respuesta a esta pregunta es fácil: ganó una guerra civil y todos sabemos que quien gana una tiene asegurado el poder. Tenemos un tristemente célebre ejemplo en nuestro país.

Pero, ¿y exactamente? ¿Qué resortes empleó? Pues también es fácil de responder: los cónsules que gobernaban Roma ese año habían desaparecido. Papirio Carbón había huido a África y Gayo Mario se había suicidado, de modo que solo quedaba él para gobernar Roma.

¿Y por qué precisamente él? Pues porque el Senado, anteriormente, le había concedido poderes proconsulares, que le permitían dirigir un ejército que le era leal por compartir ideología, por haber ganado la guerra civil y que, además, tenía el mayor número de efectivos de toda Roma.

Tranquilo, Sila: si sales feo,
nadie te lo va a decir...
El siguiente que dio el Senado fue proclamar un interrex para que convocara las elecciones de nuevos cónsules, Lucio Valerio Flaco, el miembro más importante del Senado, a quien Sila mandó una carta a este último para convencerle de que había que nombrar a un dictador y de que él era el hombre mejor dotado para el puesto.

Flaco no tuvo ningún inconveniente en proponer al pueblo la Lex Valeria de Sulla dictatore y más cuando él mismo era partidario de las ideas silanas. Esta ley, claro, le concedía plenos poderes para gobernar la Ciudad por un tiempo indeterminado.

¿¡Intedeterminado quiere decir para siempre!? En el caso de Sila no fue así, pero fue el primero que intentó convertirse en gobernante perpetuo haciendo uso de la dictadura, una magistratura especial que había existido desde siempre en Roma y que permitía concentrar todos los poderes en una única persona, que se concedía solo para tiempos de crisis y que debía ejercerse solo durante un período máximo de seis meses.

Por supuesto, la ley se aprobó.

¿Por qué quería ser dictador?


Por aquellos años las cosas en Roma no iban muy bien. Desde comienzos del siglo I a.C., se había visto envuelta en una serie de guerras seguidas que la habían dejado bastante diezmada económicamente y la presión social de los plebeyos campesinos y pequeños comerciantes por las desigualdades ecónomicas respecto a los patricios cada vez eran mayores.

Además, el problema de que los territorios conquistados -¡incluso los territorios de la Península Itálica!-no eran ciudadanos y no gozaban de los mismos derechos y beneficios de los que sí lo eran comenzaba a agravarse hasta el punto de que se llegó a un intento de resolución armado en la Guerra Social.

Por estas razones, Sila pensaba que las instituciones tradicionales no se habían mostrado suficientes para resolver los problemas que habían caído sobre Roma en los últimos años, al menos no satisfactoriamente, por lo que hacía falta otro método.

¿Creéis que Sila era un romántico?
Y ese método era él. De este modo, bajo el mandato de su poder ilimitado, pretendía llevar a cabo una reforma total del ordenamiento de la República tal y como estaba por aquel entonces y volverla a refundar. Quería convertirse en un dictator legibus scribundis et rei publicae constituendae (dictador para escribir leyes e instaurar la República), que según él ya no era República ni era nada, y volver a concederle su antiguo poder.

El Senado, para darle prestigio al nuevo poder de Sila y concederle su beneplácito, no solo le permitió celebrar un triunfo que duró dos días por su victoria en la Guerra Mitridática, sino que también le concedió el título de Felix y acuñó monedas con su rostro.


¿Fue dictador para siempre?

No. Se retiró y se convirtió en un simple ciudadano privado alrededor del año 79 a.C. sin saberse muy bien por qué:
  • Unos dicen que se retiró porque había ya construido su obra y terminado con su reforma, por lo que el poder no le interesaba más.
  • Otros dicen que por influencia de la joven muchacha con la que se había casado recientemente: Valeria Mesala.
  • También se apunta que se retiró frustrado por no poder conseguir una supuestamente ansiada Monarquía.
¿Ustedes qué pensáis?


Fuentes:

1 comentario: